Hay un punto de inflexión en la vida de toda madre y es cuando tus hijos ya no duermen siesta. Y es que, para una madre, el tiempo de las siestas es como el momento de relajación del día en el que consigues sentarte al menos media hora en el sofá con un café calentito a disfrutar, o a dormir, la típica película de sobremesa.

Pero llega un momento en la vida en que tus hijos ya empiezan a no querer dormir.

FASES

Está esa primera fase en la que ellos se resisten pero tú consigues meterlos en la cama y que descansen un ratito.

Después está esa segunda fase en la que tú consigues acostarlos pero ellos no consienten en dormir, pero al menos se quedan en su habitación hablando con las musarañas o jugando sin hacer mucho ruido.

Y luego está esa tercera fase en la que ya ni de broma consienten acostarse y se te acoplan directamente contigo en el sofá.

Es entonces cuando tu momento de relax se convierte en un sálvese quien pueda.

¿Y qué se hace entonces?

Cuando tus hijos ya no duermen siesta
Cuando tus hijos ya no duermen siesta

TÉCNICAS

Pues yo desde que estoy viviendo esta situación tengo dos técnicas:

  1. Alargar todo lo que pueda el momento de la sobremesa, incluyendo ahí recoger mesa, limpiar cocina, lavar platos, etc.
  2. Tratar de concienciar a mi hija de que es momento de descansar un poquito y que tiene varias opciones:
  • Sentarse con mamá en el sofá a ver dibujitos en la tablet mientras yo veo cualquier otra cosa.
  • Sentarse con mamá a ver juntas una película en la tele.
  • Ponerse a jugar ella solita mientras mamá descansa un poquito.

Afortunadamente sólo tenemos que gestionar estos espacios los fines de semana porque entre semana los días que no tiene cole por la tarde entre que la recojo del cole, llegamos a casa, termino de comer… nos llega la hora de la merienda y ya se enlazan todas las rutinas del día a día, pero claro, los fines de semana hay que apañárselas como uno pueda.

Hay a quien le parecerá una tontería o no hará una montaña de este tema, pero la verdad es que para mí es el momento que tengo para sentarme un ratito, y estoy segura que a otras mamás les pasará igual, porque cuando tus hijos ya no duermen siesta tú tampoco dispones ya de ese tiempo.

A lo largo del día no suelo tener esos momentos de sofá, ni siquiera por las noches, porque entre cenas, acostar a la peque, organizar el día siguiente, preparar ropas, etc… cuando termino lo que tengo ganas es de irme a la cama, pero los fines de semana tengo ese espacio ahí que me gusta descansar un poco, con mi cafelito y mi película, o incluso ponerme a trabajar pero desde el sofá, que es la ventaja del emprendimiento online.

Así que, como a la peque lo de dormir le atrae cada vez menos, pues en esas estamos… negociando a ver qué hacemos con los mediodías.

De momento parece que no se nos da demasiado mal y que lo sobrellevamos, y la ventaja de las no siestas, es que por las noches se duerme antes y está más cansada.

Cometí el error hace unas semanas de acostarla a dormir siesta un domingo, y claro, por la noche no se podía dormir, y al día siguiente no se podía levantar para ir al cole… y ya sabemos todo lo que genera el sueño en los niños

Así que, eso ya no me vuelve a pasar.

¿Cómo lo gestionas tú? ¿Tus peques duermen siesta?

 

Puede que también te guste

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: