Vuelta al cole en la era covid

Nunca una vuelta al cole ha sido tan comentada, discutida e incierta como la de este año, y es que la vuelta al cole en la era covid está siendo todo un quebradero de cabeza para muchos.

Acostumbrábamos a ver las típicas noticias de la televisión con los niños con sus mochilas nuevas entrando a los colegios, pero este año, por desgracia, parece que la ilusión por esos nuevos comienzos ha dejado paso al miedo, a las peleas, a las culpas que vuelan de un lado a otro, a mascarillas, protecciones, limpieza y a un sinfín de cosas más.

Para serte sincera, yo intento evadirme un poco de esos conflictos.

Soy consciente de la difícil papeleta que tienen todos aquellos que tienen responsabilidad en estos temas. No debe ser fácil. Sobre todo, porque no hay seguridad de un 100% en ningún sitio. Ninguno.

Ese hecho es quizás lo que más ansiedad nos provoca a todos porque cuando las cosas son desconocidas y no sabemos lo que va a pasar, nos inquietan.

Para mí la vuelta al cole siempre ha sido algo emocionante y me hacía especial ilusión que mi hija comenzara este año. Sin embargo, la vida nos ha dado una buena torta a todos y nos ha dicho que nanai, que aprendamos a vivir de otra manera, pero que vivamos.

La OMS afirmaba el otro día que la pandemia iba a durar unos dos años hasta que tuviéramos una vacuna, y si es así, lógicamente, tenemos que seguir viviendo y entre esas cosas que debemos seguir haciendo, es llevar a los niños al colegio.

El colegio es mucho más que el aprendizaje académico, es mucho más que aprender a sumar, restar o aprender historia o geometría.

Vuelta al cole en la era covid

El colegio es una fuente de desarrollo emocional, afectivo y social para los niños.

Los niños se relacionan entre ellos, se desarrollan como personas, aprenden a resolver conflictos,  a relacionarse con sus iguales, y eso, por más que queramos, no podemos hacerlo en las casas. Podremos enseñarles a sumar y restar pero no todo lo demás.

Por eso creo que el colegio es tan necesario.

Eso no quiere decir que yo no tenga ciertos miedos por la incertidumbre de lo que pueda pasar. Llevar a los peques al cole puede suponer para los padres que tengamos que tomar ciertas decisiones que cambien nuestras vidas, sobre todo en lo referente al trabajo.

Porque si en la clase de mi hija surge un caso y me mandan a mi hija 15 días a casa, ¿qué hago? ¿con quién la dejo? Porque en teoría no debería ir con los abuelos… Será a los padres a los que nos toque quedarnos en casa también.

Por eso creo que es importante ‘reinventarse’ y aprovechar las oportunidades que nos va a dar la vida, porque no sabemos cómo nos va a cambiar la vida en un plis.

A pesar de todo, yo quiero seguir manteniendo la ilusión del inicio del curso. Quiero seguir ilusionando a mi hija con que va a ir al cole de mayores, que va a conocer a nuevos amigos, que va a tener un cole muy bonito… quiero que sienta esa emoción y esos nervios del primer día, porque ningún virus debería quitarnos las ganas de vivir y la ilusión de los nuevos comienzos.

Los niños ya están acostumbrados a ver a la gente con mascarilla, incluso ellos mismos la llevan, aunque sean pequeños y lo vean como un juego. No hagamos que eso les haga perder la ilusión y las ganas.

Si hay algo que hemos aprendido en este año tan difícil es a vivir el día a día y a aprovechar el momento. No sabemos qué va a pasar mañana, y hoy, más que nunca, el presente se convierte en nuestro mayor sueño.

Ilusionemos a los pequeños, no les transmitamos nuestros miedos e inquietudes, porque si de adaptación se trata, ya hemos comprobado, que ellos son los que mejor lo hacen. Y ahora no va a ser diferente.

CARPE DIEM.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: