Maternidad, Reflexión

El sentimiento de culpa

La culpa, ese sentimiento que te come por dentro, te angustia y te hace pensar lo peor de ti misma.

Ese sentimiento que te destruye como persona, que te entristece, que te hace replantear tu vida, tus acciones y tus decisiones.

Un sentimiento que, aunque no es nuevo, se acrecienta mucho más cuando eres madre, desde el mismo momento en que sabes que estás embarazada.

Eso cuando lo consigues, porque qué culpa tan grande siente la mujer que quiere dar vida y no puede, porque la misma vida no se lo permite, porque su cuerpo no le deja.

¡Qué carga tan grande personal el reconocer que lo más natural del mundo para un mujer puede convertirse en lo más difícil de conseguir!

Y es que la culpa siempre está ahí, golpeando como un martillo.

El sentimiento de culpa

Cuando eres madre, cada paso que das es por tu hijo y cada uno de esos pasos te planteas si estarás haciendo lo mejor.

A veces tu propia conciencia te hace cuestionarte  las decisiones; otras veces son las mismas personas de tu entorno las que te cuestionan y te hacen hacerte pequeñita. Porque siempre hay alguien que llega para darte lecciones de vida, a veces incluso personas que no son padres: no hagas esto, no hagas lo otro, como hagas eso ya verás… y a veces una tiene fuerza para rebatirles y otras veces una se siente la peor madre del mundo.

En ocasiones no nos hace falta nadie. Parece que si uno piensa un poco en sí misma, si busca alguna actividad individual, si dejas a tu hija con alguien unas horas para hacer algo para ti, ya eres una malamadre, porque estás siendo una egoísta.

Y entonces la culpa reaparece y sigues cargando sobre tus hombros ese peso tan injusto.

¡Qué decir de cuando tienes que irte a trabajar…!

Dejar a tu hijo con pocos meses para reincorporarte a tu puesto de trabajo puede ser uno de los momentos más difíciles para una madre. Y esa culpa aparece cuando dejas a tu hijo en casa, o en la escuela infantil o en casa de los abuelos. Pero del mismo modo te sientes culpable cuando eliges quedarte con tu hijo y tu entorno te critica por ello.

Parece que nunca se aprieta la tecla adecuada.

El sentimiento de culpa

30Y yo me pregunto, ¿por qué este sentimiento se acrecienta tanto cuando eres madre? ¿Por qué cuando no lo eras nadie juzgaba tus acciones y cuando dices que estás embarazada todo el mundo se cree con la potestad para juzgar tus actos?

Creo que es un debe que la sociedad tiene hoy día.

Parece que está de moda el juzgar la maternidad. Quizás porque la hemos expuesto tanto últimamente, que cualquiera se cree que puede decirte lo que haces bien o mal.

Eso no significa que no se pueda opinar, constructivamente hablando, pero nunca sabemos lo que cada persona vive.

Y bastante culpa nos generamos nosotras solas, para que también nuestro entorno se encargue de agudizarla.

Lo dije hace unos meses en un post cuando hablaba del postparto:

Menos juzgar y más acompañar.

Y tú, ¿la culpa ha estado también presente en tu vida como madre?

Deja un comentario