Crianza, Maternidad

Con el ‘no’ por delante

No sé si a alguna mami le pasa también, pero mi hija con casi 3 años, es incapaz de decirme que sí a algo a la primera, y eso me pone como una loca, siempre va con el ‘no’ por delante.

Cada vez que le pido algo, que le digo que vamos a hacer una o tal cosa, que venga a vestirse, a recoger los juguetes, que es la hora del baño… es que siempre, siempre, siempre, me dice que no.

Los famosos dos años

Sí, ya sé que está en una etapa complicada, que la adoslescencia es una edad que pone a prueba la paciencia de los padres, pero hay días que puede conmigo.

El otro día leía en un artículo que no se le puede pedir a un niño de dos años que esté quieto durante un periodo largo de tiempo, porque el desarrollo de su cerebro se lo impide estarse quieto, necesita esa actividad, ese movimiento de experimentar, de descubrir… pero claro… que me cuenten a mí cómo puedo peinar a la niña dando saltitos, como puedo cambiarla de ropa sin estarse quieta…

Bueno, pues en el tema de la respuesta negativa me da a mí que les pasa un poco igual.

La mayoría nunca va a querer hacer lo que sus padres le dicen que tiene que hacer, a no ser que le propongas un plan que a ellos les encante y entonces no pararán de pedírtelo hasta que lo hagáis.

Pero para mí es un tema complicado.

Siempre me he considerado una persona con bastante paciencia, pero me estoy dando cuenta, que desde hace un tiempo, en este tema, la pierdo un poquito.

Con el ‘no’ por delante

Gestionar conflictos

Se habla mucho de cómo gestionar las rabietas, las crisis de los niños, los shows que te pueden montar en un sitio público, o privado, pero… ¿cómo gestionar los no constantes?

Yo hay muchas veces que consigo llevármela a mi terreno porque utilizo el juego, o le cambio el tema y al final la reconduzco, porque la entretengo con otra cosa…  a veces incluso, aunque sé que no se debe hacer, la chantajeo con alguna cosa y a veces hasta me sale la amenaza del quitarle algo que sé que le gusta.

Sí, porque una cosa es tooooooda la teoría que casi todos sabemos y otra muy distinta, la práctica del día a día.

Cuando escucho hablar de la disciplina positiva, cuando veo a mamis gestionar los conflictos desde ahí… he de reconocer que me dan envidia, porque a mí me encantaría saber llevarlo a cabo y gestionarlo de esa manera.

Sin embargo, no siempre es fácil y yo no siempre lo consigo.

Con el ‘no’ por delante

Sí, no soy una supermamá en ese aspecto, ¿qué le vamos a hacer? Pero reconozco que me parece un método ideal para que los niños aprendan a reconocer las cosas y a gestionarlas por sí mismo.

Muchas veces me he planteado el cambiar el título del blog, el darle otra orientación, pero después, pensándolo, me doy cuenta de que siempre voy a ser una mamá novata, que hay tantas cosas que aprender y que descubrir en la maternidad, que, ¿por qué voy a cambiar el título?

Creo que siempre voy a ser novata en muchos aspectos. Me queda mucho por descubrir y aprender.

¿Has tenido tú este sentimiento?

 

Deja un comentario