Cuando crees que otras madres son mejores que tú

Ser madre es la experiencia más maravillosa del mundo, pero no es una tarea fácil, y menos cuando somos nosotras mismas las que nos ponemos las limitaciones por delante y cuando crees que otras madres son mejores que tú.

Al vivir en una sociedad tan comunicada, y al tener acceso a tantísimas experiencias y a las vidas de tantas madres, inevitablemente una tiende a compararse en muchas cosas.

Sé que soy la mejor madre que mi hija podría tener. Nadie jamás la va a querer y cuidar como yo. Lo sé.

Sin embargo, hay veces en las que yo misma tiendo a compararme con otras madres, con otras familias…

Más allá de la imagen que se pueda mostrar, más allá del postureo que se quiere enseñar, no hay familias perfectas. Y eso es una realidad.

La maternidad no es algo que se compre en un gran centro comercial, no es algo que puedas encontrar en rebajas o que tenga un descuento maravilloso. No viene con libro de instrucciones ni se puede devolver si no nos gusta.

No. Cuando te conviertes en madre lo haces para siempre.

Durante estos casi tres años de maternidad he pasado por muchas etapas, y, aunque siempre lo he vivido desde el amor a mi hija que es lo más importante para mí, he de reconocer que en ciertos momentos ha sido bastante frustrante y uno no sabe si lo está haciendo del todo bien.

Cuando ves a otros niños lo bien que comen, cuando escuchas a otras madres que te cuentan que sus hijos duermen del tirón desde los seis meses, cuando sus hijos no les montan rabietas al salir de la escuela infantil…

Hay muchos momentos en los que una se plantea, qué estoy haciendo mal.

Y se pasa por ahí.

Cuando crees que otras madres son mejores que tú

Es como las fases de un duelo que uno ha de vivir cuando pierde a alguien.

Hasta que aceptas que cada niño es un mundo, que lo que te cuenta la gente a veces no es la realidad del todo, que lo que a ti te ayuda a lo mejor a mí me viene fatal, que el hecho de que su hijo duerma del tirón no lo hace mejor que la mia, ni muchísimo menos.

A lo que me vengo a referir es que muchas veces las mamis tendemos a compararnos injustamente con otras mamis. Y es INEVITABLE. Creo que casi todas lo hacemos en algún momento.

Y a mí me ha costado darme cuenta y asumir que no soy ni la mejor ni la peor madre del mundo, pero… ¿es que acaso eso existe?

Lo que sí tengo claro, como he escrito al inicio del post, es que soy la mejor madre que mi hija podría tener.

Pero las comparaciones están porque nos relacionamos y eso sale solo, o por lo menos a mí me salen muchas veces. Afortunadamente estoy aprendiendo a que eso no me haga inferior a nadie.

¿Qué me gustaría que me hija comiera bien y que durmiera del tirón? Pues mira sí, me encantaría. Pero la realidad es que no es así.

Así que, a día de hoy tengo que asumir mi propia realidad e intentar no compararme con nadie. Porque al final, en cada casa se cuece una cosa. Y nunca todo es tan maravilloso como nos quieren hacer creer.

Lo importante es valorarnos y darnos cuenta de que (y lo repito una vez más), somos las mejores madres que nuestros hijos pueden tener. Y eso, ninguna frustración nos los puede quitar.

Un pensamiento en “Cuando crees que otras madres son mejores que tú

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: