Crianza, Educación

Ahora que se acerca la Navidad

Se acerca una de las épocas más maravillosas del año, al menos para mí, y los más pequeños sueñan ya con escribir la carta a los Reyes Magos y a Papa Noel, sin embargo, ahora que se acerca la Navidad creo que es importante hacer las cosas con cabeza.

Supongo que a todos los niños les pasa un poco igual, que van por las tiendas o ven los anuncios de la televisión o los catálogos de juguetes y todo lo quieren.

Ahora que se acerca la Navidad

Por eso, creo que es importante que, sin quitarles la magia de la Navidad, ahora que se acerca la Navidad, intentemos ponerle un poco de cabeza al asunto.

Os he de confesar que yo soy la primera a la que le encanta comprarle cosas a la peque. Me vuelvo loca viendo los juguetes y soñando con lo que le puede gustar más.

Sin embargo, como madre creo que me debo hacer una pregunta importante:

Esos juguetes, ¿me gustan a mí o creo realmente que a mi hija le pueden gustar y puede utilizarlos?

¿Por qué digo esto?

Pues porque muchas veces somos los padres los que nos dejamos llevar por la ilusión y la emoción y nos liamos la manta a la cabeza sin valorar objetivamente si esos juguetes son los adecuados para la edad de nuestros hijos.

Os pongo un ejemplo.

A mí siempre me han encantado las muñecas y las que tienen pelo largo más, porque me gustaba mucho peinarlas. Ahora bien, a mi hija las muñecas, al menos de momento, no es que le entusiasmen.

Bueno, pues el año pasado yo me empeñé en que los Reyes le trajeran una muñeca con pelo largo para peinarla.

Ahora que se acerca la Navidad

¿Sabéis las veces que en un año la niña ha jugado con la muñeca? Ni una sola vez.

Allí está sentada en su habitación, con un super mega trenza hecha en el pelo, que por supuesto le hizo la mamá de la criatura.

A esto me refiero.

Cada uno puede hacer lo que quiera en su casa, pero mi recomendación es que pensemos objetivamente, qué le puede gustar a nuestros hijos y escribir la carta a sus majestades con cabeza, especialmente cuando aún son pequeños y ni ellos mismos tienen claro lo que quieren pedir.

A la mía cada vez que le preguntas qué quiere pedirle a los Reyes, te dice algo diferente.

Y eso sí, tres cositas le tengo dicho que pida. Sólo tres, porque hay muchos niños a los que repartir juguetes en el mundo.

Creo que es obligación de los padres el enseñar a los hijos a valorar las cosas y que aprendan que, aunque los Reyes Magos sean mágicos, no se debe abusar de su generosidad.

¿Tu peque ha escrito ya la carta a los Reyes? ¿Cómo lo gestionas en tu casa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *