Crianza, Maternidad, Sueño

¿Y aún duerme contigo?

La maternidad, ese campo en el que todo el mundo se cree con derecho a opinar sin que se lo pidan y casualmente, creen tener la respuesta correcta y la solución a todo.

En alguna ocasión os he hablado ya de este tema en el blog, pero cuando nacen los niños, o te haces una coraza y haces oídos sordos a lo que todo el mundo te va a decir de cómo criar a tu hijo o acabas volviéndote loca.

Conforme van creciendo, te irán diciendo qué cosas haces bien y cuáles mal, y las consecuencias que todo eso te puede acarrear. Como no es difícil ser madre, encima la gente de alrededor ayuda poco.

En mi caso, ha llegado un punto, en que hay determinadas cosas que acabo por no contar, para evitar precisamente ciertos comentarios que, según esté de ánimo, a veces te los puedes tomar como críticas constructivas y otras veces te pueden hundir.

Con el tema del sueño de mi hija me pasa.

¿Y aún duerme contigo?

Mi hija, desde que nació, no ha dormido ni una sólo noche del tirón. Ni una.

Cada noche se sigue despertando dos veces mínimo, pidiendo biberón o directamente se baja de su cama y se viene a la nuestra.

Hay quien se echa las manos a la cabeza porque la mitad de la noche mi hija duerma con nosotros en la cama. Y sí, reconozco que a veces a mí también me gustaría que no lo hiciera, sin embargo, si me paro a pensarlo…

¿Qué problema hay?

Tiene dos años y medio. Si ella se siente segura estando cerquita de papá y mamá, sintiendo nuestra presencia, la respiración… ¿por qué no la voy a dejar?

Es normal que los niños necesiten esa sensación de protección, ese calor de papá y mamá y si se despierta en mitad de la noche, sola en su cama y lo necesita… ¿qué malo tiene?

Cuando llega el momento de irse a la cama, ella no tiene ningún problema. Se va ella solita a su cama, coge su lamparita y a dormir. Sólo tengo que echarme un poquitín con ella, cantarle alguna canción, darle algunos besitos y se duerme.

La dificultad es que no acaba de dormir la noche entera del tirón. Y sí, he probado todo lo habido y por haber.

En alguna etapa de mi vida, cuando los despertares se multiplicaban a veces por tres, he acabado hasta llorando. Ahora que es más mayor y ya solo se despierta un par de veces, como que lo tengo más asumido e integrado y lo llevo mucho mejor.

Y si se viene a nuestra cama en mitad de la noche, pues mira, no pasa nada.

¿Y aún duerme contigo?

He de confesar que a mí me encanta despertarme con ella, especialmente los fines de semana que no tengo que madrugar.

¿Sabéis lo bonito que es abrir los ojos y ver esa carita y esa vocecilla que te dice ‘Hola mami’?

Creo que es algo que no cambiaría por nada del mundo.

Así que, cuando alguien se sorprende al saber que la peque duerme parte de las noches con nosotros, siempre le digo lo mismo: ¿Qué más da? Cuando tenga 20 años no creo que quiera hacerlo, así que, prefiero disfrutar de ella ahora mismo que aún es pequeñita, que ya habrá tiempo de ser mayor.

¿Cómo duermen vuestros peques?

2 comentarios sobre “¿Y aún duerme contigo?”

  1. Yo estoy contigo… yo tengo dos, uno a los 15 meses empezó a dormir la noche del tirón, el solito en su cama y a día de hoy ( ya casi con 4) sigue igual, alguna noche se despierta por algo y nos llama o cuando se duerme me pide que me quede un ratito con él, pero eso en contadas ocasiones. El hermano con 18 meses se despierta mínimo 2 veces en la noche y casi siempre porque quiere un bibi y todavía duerme en nuestra cama.. por comodidad de no levantarme a la suya? pues quizás porque cuando duerme solo se despierta mas. Le hemos comprado ya su camita nido para que duerman juntos veremos a ver cuando llega ese día.. Pero como llegará no me estreso.

    1. Pues es que al final cada niño tiene su tiempo. A mi antes me agobiaba más que se viniera a nuestra cama en mitad de la noche, pero ya intento no estresarme. Me preocupa más el tema del bibi que lo sigue pidiendo cuando se despierta pero por vicio, que duerma con nosotros… en fin, estoy segura que en algún momento dormirá en la suya todo el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *