Crianza, Maternidad

Mami, deja el móvil.

Muchas veces nos pensamos que los niños, como son pequeños, no se dan cuenta de las cosas, que ellos se ponen a jugar y listo, hasta que de pronto tu hija te mira y te dice: ‘Mami, deja el móvil’.

Esa frase me sacó una sonrisa pero también me cayó como un jarro de agua fría. De esas veces que de pronto te dicen algo y sabes que lleva toda la razón.

Y es que hoy día estamos tan imbuidos en el mundo digital, en las redes sociales, que no nos damos cuenta de  que la vida nos pasa por delante sin hacer ruido y nos perdemos muchas de las cosas importantes.

Mami, deja el móvil

Yo he de reconocer que muchas veces cuando estamos en casa y tengo a la peque entretenida, me pongo con el móvil a ver las redes o algunas otras cosas, pero hay momentos en los ella reclama mi atención y siempre le respondo con ‘un momento’.

¿Un momento por qué? ¿Acaso no es mi hija lo más importante de mi vida?

Creo que es un mal endémico que empezamos a tener en la sociedad.

Los niños quieren jugar con sus padres, sobre todo cuando son tan pequeños que aún no saben jugar solitos y creo que también es una tarea de los padres el estar ahí para ellos.

Es verdad que los mayores también necesitamos tiempo para nosotros, para hacer nuestras cosas, para sentarnos 10 minutos a ver el móvil o simplemente a descansar, pero quizás lo ideal sería encontrar un momento que no reste a los niños.

Mi hija tiene 2 años y medio y que de pronto me dijera una frase así, es indicativo de que ella me estaba necesitando en ese momento y yo no estaba ahí para ella.

No digo que haya que desconectarse completamente, porque eso hoy día es casi una tarea imposible, pero a mí al menos me ha hecho pensar y concienciarme de que cada cosa tiene su momento, y que ella necesita estar con su madre y con su padre, y que ese tiempo sea tiempo de calidad.

Mami, deja el móvil

¿Y qué es eso del tiempo de calidad?

Pues a mí entender, estar donde se tiene que estar con los cinco sentidos.

Tenemos tantas tareas y tantas cosas en la cabeza siempre, que aunque estemos físicamente en un sitio, muchas veces tenemos la cabeza a miles de kilómetros o en cosas totalmente diferentes.

Creo que es importante centrarse en lo que se está, porque en la medida en que lo hagamos, sabremos aprovechar más esos momentos, disfrutar y aprender mucho más.

Estoy segura que cualquier madre o cualquier padre tiene en su cabeza momentos de disfrutar con sus hijos, de pasarlo bien, de estar al 100% con ellos. Pues ese el tiempo de calidad del que os hablo y que yo estoy intentando poner en práctica.

Centrarme en donde estoy y aprender a disfrutar esos momentos. Si estoy con mi hija, estar 100% con ella, si estoy sola, disfrutar de esa tranquilidad, si estoy con amigos, estar con ellos.

Cada cosa tiene su momento, y debemos aprender a descubrirlo.

¿Estáis de acuerdo?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *