Crianza, Maternidad

Adiós al chupete

Hace un tiempo escribí un post sobre qué cosas no hacer para retirar el chupete a los peques, bien, pues después de la experiencia, tengo que decir, que las teorías están muy bien pero que al final el día a día nos va dando las soluciones y nos va mostrando el camino para decirle adiós al chupete.

Adiós al chupete

Los que me siguen desde hace tiempo saben de mi preocupación con el tema del chupete, porque verdaderamente pensaba que nos iba a costar muchísimo trabajo.

No quería forzar la situación ni que se convirtiera en un trauma para la peque.

En los últimos meses había tenido una chupetitis tremenda, como yo le digo.

Yo intentaba que sólo lo tuviera para dormir, pero en muchos momentos ella misma lo cogía y se lo ponía mientras jugaba o veía la tele.

La profe me decía que en la Escuela Infantil ya no lo usaba desde hacía tiempo para dormir, y, aunque por la mañana fuera con él, en cuanto entraba por la puerta se lo quitaba y lo metía en la mochila porque sabía perfectamente que allí no lo podía tener.

En varias ocasiones intente quitárselo para dormir en la casa, pero era tal la rabieta que me pillaba, que al final acababa dándoselo de nuevo.

No hacía más que darle vueltas a cómo hacerlo.

Además, la pediatra ya me había comentado en la revisión de los dos años, que lo tenía que ir dejando, que tenía los dientes un poquito hacia delante y que eso era por las tetinas o el chupete.  Así que, tenía como más presión añadida.

Pero como la vida es muy sabia, y los niños también, al final tanto quebradero de cabeza no me sirvió para nada.

Justo cuando llevábamos casi una semana con el tema de la operación pañal (de la que también he hablado ya en post anteriores), me empecé a dar cuenta de que apenas me pedía ya el chupete.

Me sorprendió bastante, pero oye, había que aprovechar la ocasión, así que, una tarde que no me lo había pedido, decidí esconderlo y acostarla por la noche sin él.

Adiós al chupete

Cuál fue mi sorpresa que no me lo pidió prácticamente.

Creo recordar que lo mencionó una sola vez, y le dije que se había quedado en la guarde. Desde ahí, hasta ahora.

Es que no lo ha pedido más.

En alguna ocasión lo menciona, pero en seguida ella misma se contesta, diciendo que no está.

Así que, una situación que yo temía considerablemente, que pensaba que nos iba a costar muchísimo trabajo de cambiar, que me iba a montar 30 rabietas por no tener su querido ‘tete’, al final, de pronto un día llega en que ni se acuerda de él.

Es curioso como, en muchas ocasiones, los padres nos preocupamos en exceso por determinadas situaciones y nos pensamos que no vamos a ser capaces de enfrentarlas, cuando al final son nuestros propios hijos los que, de manera natural, nos sorprende dándonos las soluciones.

Eso sí, hay ciertos momentos en los que yo misma echo de menos al sr. Chupete, porque es verdad que los calma mucho cuando les dan las rabietas, cuando se despiertan llorando por las noches, pero bueno… hay que recrearse y encontrar nuevas maneras de calmarla.

Mi próximo objetivo es quitarle el biberón de la noche, que aún se sigue despertando todas las noches pidiendo bibi, pero bueno, eso será otro capítulo.

¿Cómo dejó de usar el chupete tu peque? ¿Alguna técnica en especial?

1 pensamiento sobre “Adiós al chupete”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *