Conciliación, Crianza

Conciliar en verano

Estamos ya en junio, y con ello comienzan las fiestas de final de curso, las vacaciones de verano y los quebraderos de cabeza de los padres para saber qué hacer con los hijos durante los meses de vacaciones y pensando si esto de conciliar en verano es una realidad o una utopía.

Está claro que los niños necesitan de su merecido descanso después del curso escolar, eso no lo vamos a dudar. Quizás lo que se podría plantear es si verdaderamente ellos necesitan casi tres meses de descanso, o son los profesores a los que les viene bien ese descanso. Pero bueno, eso es otro debate.

La realidad es que para muchos padres enfrentarse al verano es una difícil tarea.

Conciliar en verano

Conscientes de esta realidad, desde diferentes ámbitos, colegios, parroquias, empresas, ayuntamientos, asociaciones, se lanzan cada verano en ofertar numerosas actividades de todas las temáticas posibles, para apuntar a los niños en los días en que los padres tienen que trabajar.

Porque la realidad es que a los padres, por normal general, sólo tienen 30 días de vacaciones, frente a casi los 80-90 de los niños. Y claro, algo hay que hacer.

Sin embargo, no todo el mundo se puede permitir los mismos gastos.

Si analizamos el mercado de ofertas de actividades, éstas son bastante caras y suponen un esfuerzo extra para las familias. Sí, es cierto que siempre hay alternativas públicas, pero las colas y las listas de esperas por hacerse con una plaza, en ocasiones son largas.

Hay familias en las que intentan apañarse de la mejor manera posible y cada padre o madre coge un mes de vacaciones diferente para que siempre haya alguien que pueda quedarse con los niños. Pero, ¿de verdad son eso unas vacaciones?

Se supone que el periodo vacacional ha de ser un tiempo para estar en familia, para disfrutar juntos de las personas que quieres, para el descanso ó para hacer lo que cada uno quiera, pero juntos, sin tener la necesaria obligación de no coincidir con tu pareja porque en la casa no se puede afrontar el gasto de un campamento de verano o sin permitir  a los hijos que disfruten de sus padres.

Y es que, definitivamente, la vida laboral no está hecha para conciliar con la vida familiar, y es algo que me da mucha pena. Si ya de por sí durante el curso es complicada, tratar de conciliar en verano ya ni te cuento.

Yo creo firmemente que los gobiernos deberían apostar mucho más por las familias, por dar facilidades y soluciones a los problemas con los que se encuentra, porque la familia es donde nace el germen de la vida futura, en ellas los niños del futuro crecen y son ellos los que van a vivir en la sociedad que ahora estamos construyendo.

En lugar de poner impedimentos, ojalá ayudasen mucho más.

Nosotros creo que el mes de Agosto vamos a tener que tirar un poco de abuelos, que es otra opción de la que muchos tiramos, si es que se puede.

Tampoco es cuestión de exprimir a los abuelos y de sacrificarles al cuidado de los nietos, a pesar de que ellos nunca se niegan, a no ser que sea causa mayor, pero también tienen derechos ellos a disfrutar del descanso. Y a veces a los papás se nos olvida preguntarles un poco más y disponemos nosotros de su tiempo.

¿Tú vives esta situación en verano también con tus hijos? ¿Cómo os organizáis en casa?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *