Reflexión, Valores

Busca lo que te haga feliz

Mañana es el 8-M, Día de la Mujer Trabajadora, y pensando en ello y recordando los stories que publicaba en Instagram hace unos días @zoragroothuis de Conciliando por la vida, sobre la opinión de muchos de que trabajar desde casa es una suerte, pensé que podría ser un tema interesante para reflexionar es un post y hablar sobre la importancia de valorar lo que tenemos, salir de la zona de confort, cambiar aquello que no nos guste y buscar lo que te haga feliz.



Cuando empezamos a hablar con la gente y nos cuentan cómo se organizan ellos, en qué trabajan, cómo cuidan su tiempo, tendemos a idealizar siempre lo que el otro tiene. Siempre caemos en la tentación de decir que lo nuestro es un desastre y que lo de lo demás es muchísimo mejor, que ojalá lo tuviéramos nosotros.

Y es que nos volvemos muy incorformistas. De hecho, yo diría que el ser humano es incorformista por naturaleza. Cada uno tiene en la vida lo que se ha trabajado y lo que ha luchado. Es verdad que en ocasiones infuye también la buena o mala suerte, pero normalmente recogemos lo que sembramos. Al final en la vida todo es cuestión de prioridades, a lo que le demos más o menos importancia, y por lo que luchemos más o menos. No hay más.

Buscar lo que te haga feliz
Buscar lo que te haga feliz

Si yo he estudiado una carrera, me he formado en eso, he sido constante, y he optado por tener  un trabajo fuera de casa donde me pagan un sueldo todos los meses, pues tendré que intentar valorar eso por lo que aposté en su momento. Si por el contrario he optado por tener mi propio negocio, por trabajar desde casa, por ser autónoma, por tener cierta libertad de movimiento en el día a día y no tener que estar regida por unos horarios fijos… pues tendré que valorar las cosas buenas de esa opción de vida por la que opté. Se trata de buscar aquello que nos haga felices.

Está claro que cada cosa tiene su lado bueno y lado malo. Nada nunca es fácil, y mucho menos si eres madre y tienes que intentar llevar a la práctica esa maravillosa conciliación de la que muchos hablan y de la que esos muchos no tienen ni idea de que sigue siendo una utopía, trabajes desde casa o por cuenta ajena. Yo al menos aún no la he descubierto. Ya hablaremos de este tema en otro post.

Trabajar desde casa puede darte muchas más facilidades, más libertad, el poder cuidar al 100% de tus hijos, más independencia… pero también tiene su parte mala, y es que todo depende de ti, si un día no trabajas eso se ve reflejado a final de mes, no tienes un sueldo fijo, no tienes descanso y aprovechas cada mínimo momento para poder sacar tu trabajo adelante. Conciliando, sí.

Y trabajar fuera de casa, te hace no estar todo el tiempo que te gustaría con tus hijos, tienes la presión del jefe, los horarios inamovibles, el regirte por unas normas, unos permisos… Pero a cambio puedes vivir algo más tranquila sabiendo que a final de mes tu cuenta va a recibir una nómina.

Al final en la vida todo depende de uno mismo

Es normal que nos planteemos cómo podría ser nuestra vida si fuera como la del vecino, pero hay algo que debe estar claro, y es que al final todo depende de uno mismo y debemos dejar de pensar que la suerte del vecino es mejor que la nuestra.

Si no estás conforme con lo que tienes, si no eres feliz, si piensas que te iría mucho mejor de otra forma… hay que ser valiente, lanzarse y cambiar aquello que no te gusta , porque los cambios dependen de uno mismo.

Salir de la zona de confort no es nada fácil, porque supone salir de nuestras seguridades, de nuestra comodidad y lanzarse a una aventura que no sabemos si nos va a salir bien o no, pero si nos quejamos de lo que tenemos y no somos felices, no nos queda otro camino que el de cambiar y apostar por otro proyecto ilusionante.

El temor a equivocarnos siempre va a estar y puede que a veces no nos salga todo como lo hemos soñado, pero mucho peor es quedarse con el mal sabor de boca y la sensación de no haberlo siquiera intentado y no saber si te hubiera salido bien o no. Nunca va a ser fácil, porque, señores del siglo XXI, por más que quieran defenderlo, para la mujer, la conciliación laboral y familiar no existe y si existe, que alguien venga y me la cuente.

Aún así, creo que debemos seguir luchando por ser felices y llevar la mejor vida posible. Por eso, si no estás contenta con lo que ahora mismo vives, si tienes un proyecto en mente que te ilusione, te animo a que te lances a por él. Si hay algo en la vida que quieras cambiar, cámbialo, hazlo por ti mismo.

¡Sueña, ilusiónate, confía en ti, en tus posibilidades y lánzate!. Nada va a cambiar si nosotros no lo cabiamos.

Como he dicho antes, al final en la vida todo depende de uno mismo. De ti depende que seas un poquito más feliz.

Sobre este tema de salir de tu zona de confort hay un vídeo muy gráfico e ilustrativo que puede resultar interesante. Lo tenéis aquí.

Y tú, ¿Has cambiado tu vida en algún momento por un proyecto ilusionante? ¿Has salido de tu zona de confort?

1 pensamiento sobre “Busca lo que te haga feliz”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *