Bebé, Conciliación, Crianza, Educación, Escuela Infantil, Familia, Mamá, Maternidad, Vida laboral

Periodo de adaptación para padres

Bueno, pues la primera semana de Escuela Infantil ha llegado a su fin y no voy a hablar de los procesos de adaptación de los peques, porque de eso ya se ha escrito mucho, sino del proceso de adaptación de los papis, o al menos, de mi propio proceso.

Con respecto a los peques, solo una cosa. Mi hija tiene 16 meses y el lunes empezó por prmera vez la Escuela Infantil, y ella no ha tenido proceso de adaptación ni nada. Todos los días la he estado llevando a las 9h y el primer y segundo día la recogí a la 13:30 y a partir del tercero a las 14:30 pasadas. En esto cada maestrillo tiene su librillo, y en esta Escuela no hacen este proceso. Es cierto que tú puedes recogerla cuando quieras, pero eso de ir una hora y los papás en el aula con ellos, nada de nada. Y bueno, os puedo decir que mi hija está tan normal. Los últimos días le cuesta un poquito más entrar porque ya sabe que se queda allí, y llora un poquitín, pero en cuanto entra se le pasa. Y sale contenta, así que…

Pero al tema que yo iba. Los horarios de los peques. Claro, yo entiendo que la vida hay que adaptarla un poco a los horarios familiares y en este momento, el horario de la peque en la Escuela Infantil, a mí como madre, me va a marcar bastante, porque voy a tener que ir a su ritmo y no al mío.

¿Por qué digo esto?

Como sabréis, en las guarderías y escuelas infantiles comen muy tempranito. Vaya, que casi tienen horario europeo, porque a las 12, 12:30h ya les están dando de comer. ¿Qué implica eso? Pues que si tú los recoges a las 14:30, 15, 15:30… es inevitable que el peque ya se haya dormido la siesta porque con los madrugones y el no parar, caen rendidos. Y por ellos estupendo. Pero claro… ¿y tú?

Siesta de las 20h. Primeros días de Escuela Infantil

Llegas a casa de trabajar a las 15:30h (por poner un ejemplo), acabando de recoger a la peque, sin comer y sin descansar, y ahora ya la niña no quiere dormir más, porque lógicamente, ya ha hecho su siesta, pues eso implica que tú ya no vas a tener descanso. Y si lo encadenamos, si comen a las 12:30h la criatura a las 16:30h está deseando merendar y a las 20h, después de toda la tarde sin parar se está quedando frita, como me pasó el otro día. Salimos a pasear a la perra, y el cochecito se me quedó frita, sin haber cenado ni nada. (Luego se despertó a los 40 min).

Y me diréis… ‘pues acuéstala a las 20h’. Sí, pero, al menos la mía, si la acuesto a las 20h de la tarde la tengo depierta y como unas castañuelas a las 22h, porque no está acostumbrada a dormir tan temprano. Por eso os hablo de la adaptación de los padres.

Cuando llegue el invierno será más fácil porque anochece antes, pero yo, ahora mismo, necesito mi propia adaptación para ir cogiendo horarios y también que ella se vaya acostumbrando a dormir antes, a levantarse antes, etc.

Imagino que esto es como todo en esto de la maternidad, que una tiene que ir aprendiendo a gestionar los tiempos y a adaptarse a las necesidades que vayan surgiendo.
Eso sí, voy a echar de menos ese ratito de siesta de 15 a 17h que se pegaba la peque después de comer y que a mí me permitía hacer algunas cosas o simplemente descansar yo misma.

No sé cómo os organizáis vosotras… ¿Me contáis vuestra experiencia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *