Bebé, Crianza, Cuidados, Desarrollo, Gateo, Maternidad

Gatear en libertad

El gateo, esa preciosa etapa de tu bebé, en la cual te ves abocado, por obligación, a hacer una redecoración de tu casa. De pronto aparecen puertas en las escaleras, enchufes que tienes que tapar y destapar para usarlos, muebles cambiados de sitio, esquinas recubiertas de goma eva, alfombras de colorines en el salón, pelotas rodando por debajo de la mesa, muebles anclados a la pared… en definitiva nueva decoración.

En esa etapa estamos nosotros. Y yo que llegué a pensar que mi hija no gatearía, porque la veía yo muy espabilada y que se ponía mucho de pie…pero no, gatea y de lo lindo.

Al principio hacía sus pinitos en la alfombra de juegos que le tengo puesta en el salón, después empezó a salirse de ella y a moverse por el salón, pero ahora ya se sale del salón, va de una habitación a otra, incluso ha hecho amago de subir escaleras. Me la he encontrado en su habitación con los pañales por el suelo, después de haber estado investigando el mueble donde los tengo, de pie agarrada al wc en el cuarto de baño ó con la intención de meter las manos en el agua de Lana, nuestra perrita Golden Retriever. Un ciclón vaya.

Estamos en esa etapa en que la vista se te agudiza y tienes que tener mil ojos con ella porque en cualquier momento te da la sorpresa.

A raíz de esto del gateo, el otro día publiqué en mi Instagram (@lasaventurasdeunamamanovata) una foto de la peque gateando por los suelos y una amiga que tengo experta en Atención Temprana y en el trabajo con bebés, me recomendó que no le pusiera los zapatos para gatear por la casa, que mejor descalza, y si es sin calcetines mejor que mejor, porque al ponerle calzado o calcetines estamos limitando su capacidad para sentir y obtener información de su entorno.

Os dejo aquí el enlace a un artículo que me recomendó y la verdad es que es interesante de leer.

https://elpais.com/elpais/2018/02/21/mamas_papas/1519217491_112867.html

Para madres novatas y primerizas como yo, que no tienen ni idea de muchísimas cosas, es de agradecer este tipo de consejos. No que me digan si debo dormir o no con mi hija, o si no debo cogerla más o menos en brazos, pero sí este tipo de consejos, y más viniendo de un profesional. Igual que me dijo también que observara la posición en la que se sienta y que la corrija si veo que se sienta en W.

Le he pedido que me haga algunas recomendaciones sobre el gateo para ponerlas en el blog, así que, dentro de poco os lo dejaré por aquí que seguro que hay mamás y papás a los que les interesa.

Desde luego que para un bebé que ha estado tantos meses tumbado y sin apenas moverse, el gateo debe ser algo apasionante, moverse en libertad por donde quieren, sentarse, levantarse, poder coger cosas llamativas… sin duda un momento mágico del desarrollo humano, para el bebé, claro, para los papás nos hace volvernos un poco locos para no perderlos de vista y a la vez poder seguir haciendo cosas, pero bueno… como siempre digo, son etapas maravillosas que hay también que aprender a disfrutar. Al fin y al cabo, sólo se es bebé una vez en la vida.

¿Y vuestros hijos, gatearon también o anduvieron directamente?

0 comentarios sobre “Gatear en libertad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *