Bebé, Crianza, Cuidados, Maternidad

Vacunando a nuestra peque

Hace unos meses se generó una polémica enorme en las redes sociales y en televisión a causa del tema de las vacunas infantiles, del que tampoco me empapé al 100% pero sí lo justo para saber de qué iba el tema. No es mi intención entrar demasiado en esto con este post, pero sí quería dar mi humilde opinión y personal.

El lunes por la tarde llevé a mi peque a que la vacunaran de las vacunas correspondientes de los 11 meses, que si no me equivoco fueron dos, prevenar y hexavalente, según me dijo la enfermera. Por si tenéis curiosidad aquí os dejo el calendario de vacunas que nosotros estamos siguiente según el año de nacimiento en Andalucía. Especifico porque me suena que según las comunidades autónomas pueden varias los calendarios y también según el mes y año de nacimiento del bebé.

2018-03-20_0832

Pues bien, como veis en el cuadro, desde los dos meses la estamos vacunando de todo lo que corresponde, más las dos vacunas de pago, Rotarix con dos dosis y Betxero que son tres dosis. Es decir, que la pobre lleva ya un montón de pinchacitos en sus piernecitas siendo tan pequeña. Y aún le quedan dos más a los doce meses, el recuerdo de la Betxero entre los 13 y los 14 meses y la Varicela a los 15. Y ya pararíamos hasta los tres años.

¿Por qué os cuento esto? Pues porque yo soy la primera a la que se le parte el corazón cada vez que la llevo al centro de salud a que la pinchen, a ninguna madre le gusta ver llorar a sus hijos, pero en ningún momento me he planteado no vacunar a mi hija. Es que ni se me ha pasado por la cabeza.
Si viviéramos de manera aislada, si fuéramos ermitaños, si no hubiera más vida a nuestro alrededor, pues igual me lo planteaba, pero es que esa no es nuestra realidad. Vivimos en sociedad, rodeados de gente, de bacterias, de virus, de contaminantes y los padres debemos ser responsables de nuestros hijos y darles todo lo mejor que podamos, cuidarlos lo mejor que podamos y ofrecerles siempre un futuro mejor, y en esa responsabilidad entra también el vacunar a los hijos.

Es más, no sólo somos responsables de nuestros hijos sino que somos responsables de la sociedad y del entorno en el que nos movemos. Si yo quiero que mi hija se relaciones con otros niños, que vaya a la guardería, que se integre socialmente debo asegurarme que su entorno está sano y de que ella misma está sana y no es un peligro para nadie.

Es como el niño que coge piojos en el colegio y los padres lo manda de nuevo al colegio sin avisar a la profesora ni poner en preaviso a sus compañeros… mi opinión es que eso no se debe hacer. Tú eres responsable de tu hijo, sí, pero también tenemos que pensar en los demás niños de su entorno. Pues lo mismo pasa con las vacunas.

Es cierto que en alguna ocasión la vacuna puede provocar un efecto secundario, como fiebre, pero eso no significa que sea mala.
En nuestro caso, afortunadamente, sólo con la segunda dosis de la Betxero, que es una vacuna más fuerte, le dio un poquitín de fiebre, pero muy muy poco. La verdad es que de momento, en sus 11 meses de vida, la peque no ha cogido nada más allá que un resfriado y unos cuentos mocos. Supongo que cuando en Septiembre entre a la guardería empezará a pillar más virus, pero bueno… de momento, estoy super contenta de que esté tan sana y sea tan buena. Porque aún cuando la vacunan, llora un poquito, pero a los 10 segundas se calma.

Así que, mi consejo y mi humilde opinión si eres mami o papi primerizo es que vacunes a tus peques. Como decía El Principito, ‘somos responsables de nuestra rosa’.

¿Y tú, has vacunado también a tus hijos? ¿Alguna vez tuviste alguna duda?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *