Bebé, Crianza, Cuidados, Mamá, Maternidad, Tiempo

Gateando hacia el año

Hoy día 18, Clara cumple 11 meses. Cada mes me repito en lo mismo pero es que no acabo de asombrarme de lo rápido que pasa el tiempo. Cuando ahora veo las fotos del embarazo, y pienso que tal día como hoy, aún me faltaba un mes para dar a luz, me asombro al descubrir que mi peque ya mismo cumple su primer añito de vida.

Seguro que muchas madres primerizas como yo, os leéis mil artículos comprobando si vuestro peque está progresando adecuadamente, si hace las cosas que debe hacer para su edad… he de decir que yo también lo hacía.

Pero la verdad es que en estos meses he aprendido a no comparar a mi hija tanto con otros bebés. Comencé agobiándome con el tema de los dientes. Veía a bebés mucho más pequeños que la mía que ya tenían 4 dientes fuera, cuando la mía no tenia ni uno, y de hecho el primero le empezó a salir a los 9 meses.
Después me dio por el gateo, la mía no se movía casi nada, hasta que de pronto un día comenzó y ahora ya no para.
Ahora tengo el agobio de las comidas, de los sólidos, como ya os conté en un post anterior, no consigo que coma sólidos, porque se atraganta, le dan arcadas y acaba devolviendo, así que, el tema de la comida sólida está empezando a convertirse en una pesadilla. Aún así, he decidido no agobiarme en exceso. En un mes tenemos la revisión del año con la pediatra y le contaré lo que me pasa, a ver si me da alguna solución.

Lo que vengo a decir es que, si tú también eres de las mamás que tienden a comparar a su bebé con otros, te recomiendo que no lo hagas, porque eso que dicen de que cada niño es un mundo es muy cierto. Cada uno tiene su proceso de crecimiento y de aprendizaje y no podemos estar forzándoles. Además, ¿de qué sirve agobiarse? Al final, antes o después acabarán saliéndole los dientes, caminando y comiendo sólidos. Es como el que me dice que no voy a poder sacar a la niña de mi cama como siga durmiendo con nosotros. Y yo siempre les digo lo mismo… no creo que con 15 años siga durmiendo con su padre y con su madre.
El otro día me decía una amiga que acaba de tener un bebé, que no quería cogerlo demasiado para que no se acostumbrase a los brazos, a lo que yo le dije… ‘No digas tonterias. Cógelo todo lo que quieras. Es un bebé. Tiene dos semanas de vida y lo que necesita es el cariño y el calor de su madre y de su padre’.

Nos han metido muchas malas ideas en la cabeza, puros convencionalismos, y yo creo que cada madre tiene que hacer lo que crea mejor para su hijo. Y estoy segura que cada una será la mejor madre del mundo para su peque. ¿Ellos están sanos y felices? Pues eso es lo importante. Lo demás, no te angusties. Cuando menos te lo esperes, tu peque hará todo eso que tanto ansías que hagas.

¿Y tú, eres de las que comparas mucho a tu bebé con otros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *