Bebé, Conciliación, Convivencia, Crianza, Mamá, Maternidad, Sueño

Dependencia bebé- mamá o al revés?

El domingo por la noche me pasó una cosa curiosa. Después de vivir dos días antes un momento un tanto angustioso, cuando de pronto escucho a la peque llorar, salgo corriendo hacia la habitación (ya sabiendo que ese llanto no era el mismo de siempre) y me la encuentro que se había caído de nuestra cama mientras dormía. Mira que le pongo las almohadas, los cojines, pues como es un saco de ratones y no para ni dormida, acabó en el suelo.

La verdad es que ese momento de encontrarte a tu hija pequeña tumbada en el suelo, llorando con esa amargura, te parte el corazón. Se me saltaron hasta las lágrimas cuando la cogí en brazos e intenté calmarla. Afortunadamente, no pasó del susto y de un chichón en la cabeza. (Por cierto, he de decir que la barrita esa de ártica de los golpes es milagrosa, y si le añades después un poco de trombocid, ya ni te cuento).

El caso es que después del susto ese, decidí que no volvería a acostarla en la cama nuestra, sin estar nosotros con ella. No la vuelvo a dejar sola, porque se empieza a mover y acaba de nuevo en el suelo. Así que, a partir de la siguiente noche, comencé a acostarla en su cuna, que está en su propia habitación.

La verdad es que no tenía mucha esperanza, porque la última vez que lo intenté, no quería la cuna ni en broma, la metía en ella y no paraba de llorar, pero para mí sorpresa la aceptó bastante bien, y de hecho, se duerme antes que en la propia cama. Sí, es cierto que no aguanta la noche entera de momento, pero al menos las 4-5 primeras horas sí que las duerme ahí.

¿Por qué os cuento todo esto? Porque estos días estoy teniendo una sensación rara cuando me acuesto. Al final, la que se ha acostumbrada a dormir con ella he sido yo. Ella se ha quedado tan contenta en su cuna, pero yo me he quedado un poco desamparada, parece una broma pero es así. Soy yo la que va a necesitar ese proceso de transición de dejar de dormir juntas.

El otro día, me sorprendí en la puerta de su habitación, como esperando a que se despertara en ese momento para llevármela conmigo a la cama, porque era como si no me pudiera acostar sin ella. Y me dio por pensar… como los hijos acaban convirtiéndose en una necesidad también para los padres, al menos para mí. Se habla mucho de la dependencia de los hijos con los padres, pero no al contrario. No sé si mi hija tiene más o menos ‘mamitis’ pero creo que yo sí que tengo un poco de ‘hijitis’. Y, curiosamente, no me había dado cuenta hasta ahora.

Cuando la veo dormir en la cuna, en su propia habitación, te das cuenta de cómo pasa el tiempo de rápido, de cómo va creciendo, de cómo va dejando ya de ser un bebé pequeñito para ser un bebé grande… le queda mes y medio para cumplir su primer añito y parece increíble cómo ha pasado este año de rápido, cuánto ha crecido y cuánto ha aprendido.

Conciliar familia, maternidad y trabajo no es fácil. Pero si algo he aprendido en estos meses, es que, ahora mismo, lo primero siempre va a ser ella. Siempre he sido de estar en mil actividades, de apuntarme a un montón de cosas, de colaborar en muchas otras… pero ahora, ella es mi prioridad absoluta y si tengo que dejar todas esas cosas por ella, pues lo haré. Eso no quiere decir que no busque el tiempo para hacer lo que a mí me gusta, pero con gusto me paso las horas con ella y adaptándome a lo que podamos hacer juntas.

¿Y vosotras? ¿Cuándo dejasteis de dormir con vuestro bebé? ¿Os costó mucho la separación?

0 comentarios sobre “Dependencia bebé- mamá o al revés?”

  1. Fantásticos consejos =) Ahora que por fin ha llegado el pequeño y ya está en casa, toda la información me parece poca ^^ ¿Es normal? Hahaha, supongo que es lo más natural del mundo sentir estas inseguridades pero, por otro lado, me invaden unas enormes ganas de aprender.
    ¡Muchas gracias por vuestro blog y por todos los tips que nos regaláis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *