Conciliación, Lactancia, Maternidad, Trabajo, Vida laboral

Conciliación familiar y laboral

Hoy se acaba oficialmente mi baja de maternidad, y sí, estoy un poco triste. Afortunadamente cuento ahora con el mes de vacaciones y con las horas de lactancia, que juntándolas todas, he conseguido arañar algunos días más, así que, hasta finales de septiembre no me tocará volver a trabajar, pero no puedo evitar sentir cierta tristeza al pensarlo.

Sé que esta es la vida de muchísimas mujeres, que, antes o después, les llega el momento de incorporarse a trabajar, pero es que, pensadlo bien, es tan poco tiempo… Sólo 16 semanas de baja. Es que mi hija tiene ahora mismo sólo tres meses y medio y es super pequeñita para separarme de ella, si la tuviera que dejar ahora mismo, me daba algo.

Me río yo de la conciliación familiar que tanto habla el Estado español. Deberíamos aprender mucho de los países nórdicos, donde llegan a tener hasta 16 meses. Aquí os dejo las semanas y el salario de algunos países europeos.

Por no hablar del tema de la lactancia materna. La OMS recomienda que hasta los 6 meses el bebé coma exclusivamente leche materna, pero a las 16 semanas te mandan a trabajar… ¡Que me lo expliquen porque no lo entiendo!

Los que decidieron eso se ve que no le daban el pecho a su bebé cada dos horas como sigue comiendo la mía; ni se les hincharon los pechos de leche cuando no tenía a su bebé durante 8 horas para darle de comer, ni tuvieron una mastitis, ni pasaron horas sacándose leche para luego dársela a su bebé… ¡porque hasta los 6 meses no comerá otra cosa, señores!. No, está claro, que una vez más, en España nos lucimos.

Y luego está el tema de la imagen y de la gratuidad de las críticas. Me explico.

Mi intención es volver a trabajar, sí, yo no digo que no, pero me da coraje que te lluevan las críticas cuando pasa por tu cabeza el pedir una reducción de jornada o unos meses de excedencia o incluso dejar de trabajar por un tiempo. ¿Por qué somos así? ¿Es que una mujer no puede decidir criar a sus hijos sin sentirse un bicho raro? ¿Es que estás comentiendo algún delito por reconocer que quieres quedarte al lado de tu bebé las 24 horas del día a pesar de estar agotada y sin mucho tiempo para tí misma? ¿Acaso soy una mala madre por planteármelo siquiera? No lo sé, me produce una sensación de impotencia el que vuelen las críticas tan gratuitamente.

Justamente esta mañana, antes de sentarme a escribir, leía un artículo de una familia cuya mujer tomó la decisión de dejar de trabajar cuando tuvo su primer bebé, y la verdad es que me ha gustado mucho leerlo, porque creo que es una decisión muy valiente. Os dejo el enlace por si queréis leerlo: ‘Como cambia tu forma de pensar cuando tienes un bebé’

Conciliación familiar y laboral… creo que nos queda tanto por cambiar… mucho por caminar y mucho por aprender… igual nuestros nietos consiguen un futuro mejor.
Mientras tanto, trataré de aprovechar el tiempito este que me queda para estar con mi bebé, y cuando llegue el momento de la vuelta al trabajo ya os contaré cómo ha ido.

¡Feliz verano!

0 comentarios sobre “Conciliación familiar y laboral”

  1. Hola María, ni te imaginas cómo me he sentido al leer tus palabras, parece que fuera yo misma las que las estaba escribiendo, porque todo eso que expones es realmente lo que he sentido las dos veces que me he reincorporado a trabajar después de tener a mis dos hijos y ahora que espero el tercero sé que será triplemente difícil cuando me vuelva a pasar.
    Desde que fuí madre me he implicado mucho en el tema de la conciliación tanto en mi trabajo como en sindicatos, tanto ha sido que el año pasado me echaron del trabajo después de trece años y tras ganarles en juicio me volví a incorporar con la cabeza muy alta para seguir trabajando y luchando . Pero cierto es que a veces flaquean las fuerzas y se harta uno de luchar contra viento y marea porque en nuestro país no existe la conciliación, es imposible… asi que sólo nos queda aprovechar cada segundo que pasamos con nuestros pequeños y después ir a trabajar para sacarlos adelante, porque , desgraciadamente, nosotras no hemos podido elegir. Un saludo y ánimo!

    1. Gracias por tu comentario, Sheila. La verdad es que es un tema muy complicado y que hace sufrir, porque a mi se me rompe el corazón el pensar que no voy a poder ver despertarse todos los días a mi niña o el tenerla cada mañana conmigo. Y me duele especialmente el que se nos critique muchas veces por el simple hecho de platearnos el no volver al trabajo, aunque luego volvamos. En fin… un tema muy sensible sobre todo cuando tienes un bebé. Por cierto, enhorabuena por tu tercer bebé, que vaya todo muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *