Alimentación, Aseo, Baño, Bebé, Clases maternales, Cuidados, Dodot, Higiene, Lactancia, Pañales, Parto

Clases de preparación al parto II

La semana pasada os hablaba, en la anterior entrada, de cómo estaban siendo las clases de preparación al parto, pero me quedé a la mitad, con toda la intención del mundo, porque las dos que me quedaban por contaros para mí eran las más complicadas.

He de decir que esta semana he estado leyendo por varias redes sociales a chicas que repetían que a ellas no les sirvieron para nada estas clases, al menos las que recibieron por la seguridad social en su centro de salud y alguna que otra, que las estaba realizando ahora también, decía que eran muy teóricas por el momento.
Yo creo que he tenido bastante suerte con lo que me ha tocado. Como os conté, mi matrona es un encanto de chica y las clases son bastante amenas y a mí me están sirviendo, así que, no me puedo quejar.

Las dos últimas clases han sido la de lactancia y la de los cuidados del bebé.

mama-bebeEn cuando a la clase de lactancia. A esa me tocó ir sola, porque mi marido tenía una cosa del trabajo y no pudo venir conmigo. La verdad es que es un mundo bastante desconocido para mí, porque no tengo mucha idea. De hecho, conforme la matrona empezó a explicárnoslo todo, me empecé a agobiar por momento e incluso tuve que tragarme alguna lágrima a punto de salir.
Cuando ya se va acercando la fecha del parto, te vas haciendo más consciente de que el bebé va a depender completamente de sus padres y eso como que empieza a dar un poco de vértigo, y cuando te cuentan todo el tema de la lactancia, que al principio no es fácil, que hay que tener mucha paciencia, que no hay que agobiarse, etc, etc, etc, pues el vértigo aumenta.
¡Que si todas las madres son capaces de hacerlo, digo yo, que también aprenderé y podré!, pero claro, así de nuevas, como que da ‘yuyu’.

La cosa es que fue una clase muy intensa, con muchísima información: cómo se hace, que tópicos evitar, cómo darnos tiempo, la importancia de conocerse mutuamente (el bebé y la mamá), reconocer si lo estamos haciendo bien, cómo saber si el bebé se está alimentando bien, las posibles complicaciones que nos podemos encontrar…

Para resumiros, hay varias cosas que me quedaron muy claras, porque nos las repitieron hasta la saciedad:

1. La lactancia es a demanda. Eso que se decía antes de darle el pecho al bebé cada tres horas, ya no. Darle cada vez que lo pida, porque el bebé no sólo puede pedir por hambre, sino también por sed, por acurrucarse con la madre, por calmarse, etc. Lo que te dicen es que si el bebé se duerme, no pueden pasar más de 3 horas sin que vuelva a comer, porque corre el riesgo de desidratarse. Pero si te pide a la hora y media, darle sin problema.
2. Hay que tener mucha paciencia, y no agobiarse, sobre todo al principio. Paciencia en descubrir cómo hacerlo bien y paciencia en el tiempo, porque puede que el bebé vuelva a querer engancharse al pecho a la media hora de haberlo dejado. Así que, paciencia y dar tiempo, porque todas las mujeres (salvo contadas excepciones) son capaces de alimentar a sus hijos. No es algo innovador, sino que desde los primeros tiempos de la humanidad ha sido así.
3. La mejor manera de descubrir si lo estás haciendo bien y si el bebé se alimenta lo suficiente es mediante el pipí del bebe y mediante el peso. Si el pañal del bebé lo cambiamos unas 6-8 veces al día y si comprobamos que el bebé coge peso cada semana, entonces es que está recibiendo la alimentación necesaria.

En esa misma clase, nos visitó también una señora experta en lactancia y que trabaja para Medela, una de las marcas más conocidas en todo este mundo de la lactancia. Ella también nos estuvo explicando posibles complicaciones que podemos tener y cómo solucionarlas. Además, nos mostró productos de esta marca y nos regaló algunas muestras.

Por internet hay muchísimas webs que hablan sobre la lactancia y que podéis consultar. Yo tengo una amiga que es matrona, Elena Pajuelo, que tiene un canal en Youtube que se llama Actualidad Matrona, y que hace poco hizo un vídeo sobre este tema. Os lo dejo aquí por si os interesa o queréis seguir su canal.

La última clase que hemos tenido, ayer mismo, ha sido la de cuidados del bebé y de la mamá tras el parto.

Primero empezamos con la mamá. Me llamó la atención lo que decía la matrona de que las mamás son las grandes olvidadas desde que nace el bebé, porque éste se convierte en el gran protagonista, pero las madres necesitan también muchos cuidados después del parto.

Durante 9 meses su cuerpo ha estado sometido a una serie de cambios importantes, todos los órganos se han desplazado para dejar sitio al nuevo ser, por lo tanto, que todos esos cambios de reinviertan y vuelvan a estar como estaban en 40 días, no es tarea fácil, por eso es necesario cuidarse y vigilar que todo esté bien.

Nos estuvieron hablando de la importancia del descanso, de los cambios emocionales y psicológicos que se pueden sufrir, del cuidado de los puntos, de las revisiones con la matrona… en definitiva, de todo lo que implica el proceso del puerperio, que es el tiempo que dura la recuperación completa del aparato reproductor después del parto.

Después, estuvimos viendo los cuidados básicos que necesita un bebé recién nacido durante las primeras semanas: el descanso, el cuidado del cordón umbilical, el baño, la higiene, en el caso de hermanos mayores, el dar tiempo específico para cada hermano… e hicimos también prácticas de cómo bañar y cambiar el pañal al bebé.
La matrona pidió algún papá voluntario para hacerlo y ahí que salió mi marido, que en su vida ha cogido a un bebé y mucho menos bañarlo. Es cierto que era un muñeco pero la verdad es que lo hizo muy bien. Ahí os dejo el documento gráfico.

Al final de la clase vino también una chica que es comercial de Dodot y aparte de explicarnos un poco las características de estos pañales y los cuidados que hay que tener, nos regaló algunas muestrecitas de toallitas y pañales. A mí la verdad es que no me tenía que convencer mucho, de hecho, ya teníamos comprados algunos paquetes. Tenía claro que, al menos los primeros meses, eran los pañales que íbamos a utilizar con Clara.

Antes de irnos y de terminar las clases, la matrona nos repartió una carpeta con toda la documentación que tenemos que firmar y llevar para el día del parto: el plan de parto, el consentimiento de la epidural (si es que la queremos), los documentos de la donación del cordón umbilical (si lo queremos hacer), así como unas sugerencias de cosas que hay que llevar al hospital para cuando nazca el bebé y que ya os contaré en próximas entradas.

Por ahora, seguimos avanzando en el embarazo… ya de 33 semanas y con ganas de que elas semanas pasen, porque ya la tripa empieza a ser de un tamaño respetable y un poco incómoda, jijiji.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *