Clases maternales, Embarazo, Hospital, Parto

Clases de preparación al parto I

Hoy os voy a hablar sobre las clases de educación maternal o preparación al parto, como se han llamado de toda la vida.

Antes de quedarme embarazada había escuchado de todo de estas clases: mujeres que decían que a ellas no les sirvieron de nada, mujeres que estaban encantadas, unas contaban que eran muy teóricas y otras que muy prácticas, unas que se aburrieron y no aprendieron nada y a otras que les encantó. Total, de todo.
En cualquier caso a mí me apetecían bastante. Será por eso de ser primeriza y no tener idea de muchas cosas y después también, por la oportunidad de poder compartir la misma experiencia con otras mujeres que están atravesando el mismo momento que yo.

2Si llevas el embarazo por la Seguridad Social, lo normal es que tu matrona te cite en tu centro de salud para estas clases. En mi caso, como yo voy por privado, me apunté en el Hospital Quirón de Málaga, que es donde voy a dar a luz. Yo lo hice cuando pasé la ecografía de las 20 semanas, me apuntaron en una lista y me dijeron que cuando hubiera un grupillo me llamarían. Así que, después de las Navidades, estando ya de 27 semanas, me llamaron y comenzamos. La única premisa que me dieron es que fuera con ropa cómoda y que podía llevar un acompañante, que, en mi caso, lógicamente, era mi marido.

La preparación constaba de seis clases de hora y media cada una, y las realizamos en una sala del Palacio de Deportes Martín Carpena, que está al ladito del hospital.
Para no hacerlo muy largo os lo cuento en dos sesiones, las cuatro primeras clases y las dos últimas.

1. Presentación y bienvenida
2. ¿Cuándo acudir al hospital?
3. El parto
4. Visita al Hospital
5. La lactancia
6. Los cuidados del bebé

La mayor conclusión que mi marido y yo sacamos el primer día de clase es que ni por asombro hay dos partos iguales. Éramos un grupo de unas 20 chicas embarazadas, algunas primerizas y otras no, y por lo que contaban, cada una tuvo una situación completamente distinta. Así que, el primer día salimos de alli con la idea en la cabeza de que podría suceder cualquier cosa y hay que estar preparado para cualqueir cosa. Mejor no hacerse una idea concebida de cómo quieres que sea, porque puede salir lo contrario.

beneficios-pelota-pilates-para-embarazadas-2Algo muy positivo fue, que desde la primera clase, empezamos a hacer ejercicios con las pelotas de fitness que se usan en los embarazos. Yo no me lo había planteado, ni sabían cómo se utilizaban, así que, fue todo un descubrimiento. De hecho, salí de allí y fui a comprarme una al Decathlon, porque comentó la matrona que viene muy bien hacer ejercicios todos los diás para preparar el parto y ayuda mucho para los dolores de pelvis, y yo, en ese momento, ya llevaba casi tres semanas con unos dolores insoportables en la pelvis y las ingles. Y he de decir, que haciendo 20-30 minutos de ejercicios diarios todos los días y con una faja de embarazo que también me recomendó que usara (os dejo el enlace de la mía), he mejorado muchísimo, y ahora que estoy de 32 semanas el dolor se ha reducido bastante.

La segunda clase nos explicaron cómo cambia el cuerpo durante todo el embarazo, y en qué momentos hay que acudir realmente al hospital porque sea una urgencia. Este es un tema complicado, porque claro, para una primeriza, cualquier dolor, molestia, cambio en el cuerpo… es una angustia por saber si será normal o no, y cuando preguntas a tu ginecólogo a todo te dicen que es normal. Por eso, en esta clase fue muy interesante saber cuándo de verdad hay algo que no es normal y que necesita consulta médica.

La tercera clase se centró en todo el proceso de parto, desde los pródromos (los momentos previos al parto, cuando se empiezan a partotener las primeras contracciones no sistemáticas y se empeiza a dilatar), hasta la rotura de la bolsa, todo el proceso de dilatación, el momento del expulsivo (cuando nace el niño) y el alumbramiento (que es cuando sale la placenta). Nos explicaron en qué momentos hay que acudir al hospital con más o menos urgencia, el tiempo que aproximadamente tarda una primeriza en dar a luz, las opciones de tener un parto natural o utilizar analgesia epidural, cuándo tendría que hacerse una cesárea, etc. La verdad es que siempre es interesante saber todas estas cosas, aunque, vete tú a saber, cuando llegue el momento, cómo vas a reaccionar.

La cuarta clase, y ya por ir cerrando esta entrada, fuimos de visita al Hospital Quirón, donde la mayoría íbamos a dar a luz. Nos llevaron a los paritorios para que los viéramos cómo eran, las opciones que teníamos de utilizar una bañera, una silla de parto, las pelotas de fitness, el óxido nitroso (un gas utilizado como analgésico y que la misma mujer se puede ir administrando) ó la cama clásica de toda la vida, pero que yo la vi súper grande. Nos explicaron cómo se trabaja durante todo este proceso, los profesionales que acuden, el momento del piel con piel cuando nace el bebé, el tiempo de recuperación en la sala de al lado, etc. Me gustó bastante la verdad, porque así te haces una idea de dónde vas a tener cuando llegue tu momento y no vas de nuevas.
Además, justo al lado de los paritorios hay un quirófano, por si en cualquier momento es necesario hacer una cesárea o que haya cualqueir otra complicación.

Después de ver los paritorios subimos a la planta de maternidad y neonatología. Quizás esta fue una de las razones que más me convenció para elegir este hospital. El hecho de que cuente con una unidad de neonatología de tercer grado es algo muy positivo, porque en el caso de que pasara cualquier cosa, no tendrían que trasladar al bebé al Hospital público Materno Infantil de Málaga, sino que allí mismo pueden atenderlo con todo lo necesario.
También me convenció el hecho de que mi ginecóloga de la consulta privada trabaje también allí, pero bueno…

En cuanto a las habitaciones he de decir que están estupendamente. Son amplias, individuales, con un sofá-cama para tu acompañante, un baño amplio, el bebé está contigo en todo momento e incluso te ponen una bañerita para bañarlo allí mismo, etc. Os dejo aquí un vídeo por si queréis verlo vosotros directamente (conste que no me llevo comisión, jiji).

Me gustó mucho que incluyeran este momento dentro de las clases, te da tranquilidad y más seguridad el saber dónde vas a tener a tu bebé y el conocer los espacios y el funcionamiento de la unidad. Salimos muy contentos. A parte que es que hemos tenido mucha suerte porque la matrona que lleva los cursos, que se llama Nhaiara, es un encanto de persona y lo explica todo muy bien y con mucha paciencia, así que, eso es muy bueno.

El próximo día os contaré más despacio las otras dos clases, porque nada más que la de Lactancia se merece una entrada única… ¡ese momento de la lactancia! En fin, que ya os iré contando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *